domingo, 26 de noviembre de 2017

En la zona de confort con microclima

A pesar del desapacible día con el que amanecemos en Zaragoza, hemos podido disfrutar de una jornada de escalada muy agradable en Morata. Gracias a su microclima y el resguardo de varios de sus sectores, hemos podido huir exitosamente del cierzo.

Decidimos empezar el día (acertadamente) por las vías del final del Alí. Aquí, como en el resto de la escuela se han equipado varias vías nuevas. Casi doblan las reseñadas... Al Sol y resguardados del viento, comenzamos con El resurgir de los dinosaurios, V (una vía de las "antiguas"). Calentamos a gusto y charlando con los equipadores de varias de las vías de ese sector, decidimos hacer Prehistóricos, V+ (L1) / 6a (L1+L2). Yo empalmo los dos largos y encadeno el 6a propuesto que tras una placa típica del sector acomete un pequeño desplome de cuatro chapas con agarres algo más exigente y pies delicados.
Un paisaje de otro tiempo, con las ruinas al fondo de una edificación y las rocas mudas y árboles vigilantes.

Nos movemos un poco más a la derecha y hacemos una recomendación de "los prehistóricos", Nebulosa, V+ una vía preciosa que acomete un techito de generosos agarres. La única pega lo sucia y rota que está en el último tramo entre la última chapa y la reunión. A continuación hacemos su vecina de la derecha, otra de las primeras vías de esta zona, Toby, V+ que termina siendo el primer "V+" de primero que Juan encadena, ¡Vamossss! (seguro que vienen muchas más vías y más duras..!)
Juan eufórico tras su primera cadena de V+

Como el Sol ya se ha escondido en esta parte del Alí y corre algo de viento, decidimos movernos hacia el Oeste. Comemos algo a los pies del almendro y continuamos a ver qué vías quedan libres al final de la gran placa. La vecina de la izquierda de "Cintero" que ya hicimos hace unas semanas, es la elegida: Caramelo, V+ que de forma parecida a su vecina comienza por una placa tumbada, una pequeña panza de buenos agarres y termina con una llegada la reunión con buenos agarres en desplome. Eso si, me ha parecido más dura que "Cintero". El collejón que Juan se lleva en esta vía (y habiéndose merendado la "Cintero") lo confirma.

Para echar algún largo más, decidimos ir hacia el otro extremo del sector, donde no hay nadie y pega el Sol. Hacemos una clásica reequipada, Clandestina, V en su primer largo y para finalizar, una de las nuevas que hay a la derecha, Necheríes, IV+ una escalerita con metros para disfrutar de unas preciosas vistas antes de volver al coche.
Algunas cordadas apuran los últimos rayos de Sol mientras recogemos

Siento que toca pasar página y "apretar algo más" para progresar en mi recuperación ya que me he instalado en esta zona de confort del V+/6a y, encadenando en pocos pegues de 6a+ a 6b+ en rocódromo, el hombro está listo. Hay que preparar la cabeza y dar el paso.

domingo, 12 de noviembre de 2017

Pan y chorizo

Ayer empezamos el día con calma ya... Iñaki y yo habíamos decido no madrugar para intentar recuperar algo después de una semana intensa. Tanto es así que salimos de casa dormidos. Llego al parking de PLAZA donde habíamos quedado y diez minutos más tarde Iñaki me llama para decirme que se ha saltado la salida... Me acerco con el coche a la E.S. "El cisne" y ponemos rumbo a Morata.

Volvemos a empanarnos y terminamos en el parking donde no queríamos dejar el coche. Bueno, cigarrito y decidimos ir a la gran placa. Hay gente. Se está bien al Sol de momento, así que buscamos un paño de roca donde no hay cordadas. Empezamos con The Huaraz King, V+ seguimos con San Pedrito, V+ (agradecer al equipador la dedicatoria de la vía ;) ) y por último subimos un poco el grado y hacemos Esclavos del curriculum, 6a. 
Camino de nuestro objetivo inicial, la gran placa, con el puente de roca a la derecha

Un trío de buenas vías plaqueras que no agobian pero te han pensar. Quizás la primera, apretada para su grado. Sin duda la última 6a y muy buena... Decidimos parar y comer algo al solete. Craso error o acierto, según se mire. Qué bien se está en el campo. Tumbados a pie de vía vamos devorando nuestros víveres. Saco algo de chorizo e Iñaki lo mira con ojos de perrillo abandonado así que, como pensaba hacerlo igualmente, le ofrezco y él a cambio comparte su hogaza de pan. Sobran las palabras. Tras la degustación me pregunta de dónde era el chorizo. Me hubiera gustado decirle que de un pueblo de Guara que compré al volver un día de escalar, pero era de una conocida cadena de supermercados, la oferta de la semana. - ¿En serio..? Buah... ¡Pues me ha sabido buenísimo! Será que en el monte, todo sabe rico. Y así es.
Almorzadores típicos de la zona

Tras el descanso, nuestra intención es hacer algo más y nos movemos al macizo del Alí, pero como decía antes... La digestión pide siesta... El Alí es un sector donde apenas escalé al empezar en esto y donde menos vías me he llevado con diferencia. Ayer recordé por qué.

Iñaki que lleva la batuta en esta jornada decide meterse en la Directa, 6b (si alguien tiene ese grado, que no se meta ahí... 6b de placa de agarres ínfimos y un movimiento de pies muy, muy preciso). Una vía que sigue la discontinua fisura. Muy bonita, con un paso difícil en la tercera chapa y una sección en la parte superior de diedro que cuando repito la vía decido hacerla con reposos y escaqueando todo lo que puedo el diedro, ya que este tipo de vías no son lo mejor para mi hombro. Vaya con el Alí. Collejón y sudada al canto. Al menos entreno.
Con los deberes hechos, viendo a otros escaladores hacer los suyos

Para terminar, Iñaki pensaba hacer Willy, 6c  pero al ver que está equipada con spits, se pasa a la de al lado que, a pesar de mantener un spit y alejar algo los seguros, el resto de la vía está con parabolts. Ya pensando en ir terminando hago en polea y encadeno la vía, Cosma Shiva, 6a. Me gusta, bonita con un par de pasos de pensar. Sobre todo el de arriba que sabiendomelo y con la cuerda por arriba lo supero sin problemas. Para otro día más fresco y con algo más de confianza me la apunto para repetir.

Vamos progresando adecuadamente pero nada de bajar la guardia. Todavía queda mucho trabajo.

domingo, 5 de noviembre de 2017

Ni frío, ni calor... O las dos cosas

El invierno ya enseña sus dientes mientras un indeciso otoño da zarpazos y no se sabe muy si a base de Sol o de cierzo del Moncayo. Como escaladores, toca aplicar la técnica de la cebolla; capas y capas... E ir poniendoselas y quitandoselas intentando acertar con el momento.
Así nos despedía la peña agujereada o puente de roca hoy

A las 09.30 estamos de los primeros a pie de vía. Otra vez en la boina buscando el Sol y el refugio del viento. Más o menos lo conseguimos... Ya desde casa se que hoy no va a ser un día con flow. Ando algo enfriado y me falta "punch". Pero lo bueno que tiene esto es que siempre hay opciones. Necesito calentar bien y nos metemos en esos quintos cabroncetes que tiene este sector. Placas técnicas y buena roca. Sin excusas. Me meto en Don cipote de la Macha, V+ que se recordaba haberla probado hace años pero no me sonaba de nada. El primer pegue, calentando, sacando los pasos y poco más. Al segundo cae. Tienen una secuencia de baile de pies con unas pesas de manos bastante abiertas muy chulas. 

Nos movemos a la izquierda y descartado Marino y mujer, 6a que abandono vilmente en la primera chapa... (al llegar a casa veo en la libreta que la encadené en 2013... La verdad es que hoy no le he visto color por ningún lado) nos metemos en El afilador de lapiceros, V+ una vía que me ha parecido superchula. Comienza en bavaresa por una fisura que comparte con su vía vecina en el primer tramo, algo lavada pero con mucho canto, y continúa superando una panza que da acceso a la placa final hasta la reunión. Muy bonita.
Juan llegando a la R2 de "EVA.com, V+"

Decidimos tras comer algo, aprovechar la falta de power para hacer una vía más suave de largos y enseñar a Juan a montar reuniones y rapelar. Elegimos una de las recientemente abiertas a la izquierda del todo de la Gran Placa llamada EVA.com, L1-IV, L2-V+. Su nombre proviene de la pagina web del grupo de Escaladores Veteranos de Aragón que recientemente han regalado a todos unas cuentas vías en esa zona y en el otro extremo de la Gran Placa. El primer largo similar al de otras vías de los alrededores, de las que ya he hablado en otros post y que conforme vayamos haciendo iré hablando por aquí..., tumbadas y vegetales sin demasiado interés. Sin embargo el segundo largo está muy bien. La roca mejora y la placa es muy chula. Hay que andar con ojo porque se nos han caído varios "boletes" y piedrillas. Está bastante sucia y hasta que los que las hagamos vayamos repitiéndolas, al loro. Las vistas desde la reunión son espectaculares.
Comenzando el rápel, foto de cordada
Espectaculares vistas desde la cima de la Gran Placa

Tras rapelar y recoger todo un poco, volvemos a comer al Sol descansando. Antes de volver al coche queremos hacer algo más. Yo tenía en mente alguna de las vías nuevas que había (fáciles) en el otro lado de la gran placa pero hay overbooking. Así que decidimos ir al Almendro sector de iniciación entre la Gran Placa y el Alí. No tengo mucho interés en ir allí porque tenía entendido que las vías estaban más lavadas de lo que (al menos las dos que hemos hecho) estaban. Sin embargo, no tenemos muchas más opciones para el plan que llevamos, así que...
Nuevas vías de grado asequible llegan a la cima de esta parte izquierda de la Gran Placa

Elegimos un quinto que desde abajo tampoco me dice nada, pero resulta ser una vía muy disfrutona y con buena roca. ¡Genial! Hacemos Más vale maña que maño, V y Juan de primero practica el montar el descuelgue y desmontar la vía. Parece que el día de hoy va a ser fructífero... No tanto en grado pero si en técnicas. Me quedo con tan buen sabor de boca que decidimos hacer un largo más, Elijo otro quinto, Hala a casca'la, V que resulta ser igual de chulo que el anteior. Eso si, aquí las chapas alejan. Es cierto que la vía tiene mucho canto y los chapajes son limpios, pero quizás para alguien que vaya justo en el grado, ojo.

Bueno, pues otro día en la roca. No todos los días se triunfa como uno quiere, pero ahí hemos estado luchando y, "Guerrero que huye, vive para otra batalla".

domingo, 29 de octubre de 2017

Veroñeando por Morata

Ayer amanecíamos con bastante aire en Zaragoza, tras una noche también ventosa, todo hacia presagiar que tendríamos que escalar con algo de abrigo y viento. Sin embargo, no. Pasamos calor y las ráfagas de aire y las nubes que ocasionalmente taparon el Sol fueron una bendición y no una molestia.
Aunque los matices del Sol son de otoño su fuerza es casi la del verano

Me recogió Juan y fuimos al encuentro de Míchel a su salida del turno. A las 10.30 ya estábamos en la boina listo para escalar. Empezamos por Udaondo y Patagonio, V+ un quinto de paso en panza. Calentando... Pasamos a una de las vías nuevas que han equipado en la parte derecha del sector. El otro día hicimos la vía vecina y ayer tocó Torrero, V+ (creo que ese es el nombre...) que me pareció más bonita y sencilla que la otra. Míchel y yo coincidimos en que si te confundías y metías demasiado en el diedro te embarcabas un poco y al costar volver a la vía añadías algo de dificultad...

Decidimos huir del calor que ya nos apretaba e ir a la gran placa, que aunque no es que sea muy sombría, al menos los árboles de pie de vías aliviaban al asegurador. Además, el poco aire que corría por Morata, estaba por allí.
Morata, la escuela de mis primeros largos, vuelve a convertirse en lugar de aprendizaje

Empezamos con una vía sencilla y sin demasiada historia, Bar Vodka, V+ primer largo (en mi opinión V pero 6a como he leído, no...). Luego Míchel monta Resolución, 6a una vía preciosa. muy homogénea y que sin tener pasos duros tampoco te deja desconectar... Podríamos decir que muy "equilibrada" y de movimientos en placa preciosos sobre una roca excelente. Sin duda será (si no lo es ya) una referencia del sector. A destacar lo muy asegurada que está. Cada metro-metro y medio hay parabolt... Si bien es cierto que es una cremallera del suelo a la reunión, puede ser una buena vía para que aquellos que empiezan ensayen una vía de su grado "top" o que suban este sin peligro alguna. Todo lo contrario a algunos quintos old school que encuentras por allí cerca y que requieren, además de templanza, saber dónde se mete uno si está en ese grado. En fin, no se... Lo que es innegable es la calidad de la vía :)
Escaladores locales y una cordada vasca en una animada mañana en la gran placa

Después vamos a otra de las vía nuevas al final del sector, Cintero V/+? que asciende hasta la cima de la aguja olvidada en una primera parte de placa tumbada totalmente anecdótica pero que da paso en su parte superior a una bonita panza de generosos agarres primero y, finalmente, a un pequeño desplome de cazos que te deja con muy buen sabor de boca. Recomendable.
Sección final de la vía

En esta parte también, hacemos Edelweiss, V+ que tiene una sección de placa vertical muy chula pero que encontramos clecada y le quitó diversión al asunto...

Para finalizar, hacemos un quinto sin nombre en la zona más cercana a la pared del túnel de las vías nuevas que se han equipado.
Juan empezando un V con la pared del túnel y la boina al fondo

Gran jornada, en una cordada de tres que terminamos con 7 largos a vista encadenados sin prisa pero sin pausa, disfrutando mucho, reaprendiendo a escalar ayudado (en mi caso) de las circunstancias que me están facilitando mejorar la técnica de pies, la gestión de los reposos y visualización de movimientos. Sin duda, este tropezón en forma de lesión que está por ver lo que me puede llegar a limitar, antes va a ser un foco de oportunidades de mejora como escalador. Ya es realidad.

domingo, 1 de octubre de 2017

Escalando con los pies

Seguimos con la puesta a puntooooo. Y es que ese hombro aún tiene grado que exprimir a pesar de su handicap. Pero antes de eso, deberes por hacer: gimnasio, travesías... Y metros y metros de placa moratera para poner a punto el cuerpo y el coco.
Panorámica desde la reunión. De izqa. a dcha.; Gran Placa, Puente de Roca, el castillo, Pared del tunel y la Boina

En esas que hoy domingo, ¡Sin prisas!, nos vamos Juan y yo a Morata a darle hasta que no pudiéramos más. A las 11 ya estamos escalando en la Gran Placa. Empezamos con una nueva vía, fácil, (en torno a IV o IV+ diría) que se llama Proscrita. Después obviendo otras tres vías nuevas que no parecen aportarnos mucho hoy... Hacemos Los Pajaritos, IV una vía clásica de iniciación que sirve para que Juan haga su primer largo de primero (¡Y encadene!). Bieeeen, seguro que vienen muchos más.
gente sin complejos

Ya calentados, nos vamos a la derecha y hacemos el típico quinto del sector, que en cualquier otra escuela sería más..., LLanto de Pasión, V. Buena vía de placa sobre agujeros y sexy-movimiento de pies. Empezamos a resoplar. Mola. Siento después de nueve meses el gusanillo del chapaje de nuevo :)

Después seguimos con una de las vías nuevas que no sale en la guía, a la derecha de Dani Yarza, Marisol, V+. Una vía larga de 35 metros de buena roca, divertida donde hay tramos de diedro, placa, alguna travesía y bien equipada. Muy recomendable. La disfruto y decidimos hacer después la de su derecha que aunque algo más corta, acomete un muro vertical antes de llegar a la reunión, no sabemos su nombre pero ya será 6a/...
En estas que se me ha colado una intrusa en la foto ;)

Comienza a chispear y, como parece que no va para mucho, nos damos un descanso y vamos a comer al coche. Tras la visita de la nube, con la tripa llena, nos ponemos al lío de nuevo. Nos vamos para la Boina. Juan va a por su segunda vía de primero. La elegida es Con Salero, IV que encadena también son problemas.
Juan encadenando su primera vía

Para terminar y hacer 7 largos, aún sabiendo que puede ser "el largo que sobra"..., nos metemos en Yure, V+ en la parte de la derecha del todo de la boina. Una de las dos vías nuevas que se han equipado. La entrada, como la de sus vías vecinas algo rara y sucia (quizás por las gotas caídas y ser nueva y poco repetida aún..), con alguna rotura de agarre incluida pero superada sin mayores problemas. Después una parte de diedro y para terminar unos metros de placa en buena roca y de movimientos estéticos.

Y colorín colorado, mañana a trabajar. Y a volver a entrenar.