viernes, 28 de agosto de 2015

Huyendo de la comodidad y del resultadismo

Cuando se empieza a escalar se suelen atravesar varias etapas. El orden de las mismas varía en función del escalador y de sus habilidades y actitud, de su forma de ser y de pensar, de sus valores, motivaciones en este deporte,... Pero hay elementos comunes y peligros a los que todo escalador debe enfrentarse.

La progresión en el grado forma parte del juego de la escalada. Esta puede darse de diversas formas: sostenida, por saltos o con altibajos. Pero la progresión no sólo es una cuestión cuantitativa. También ha de ser una cuestión cualitativa y más rica en concepto, internándose en cuestiones relacionadas con la superación personal y de los miedos, las limitaciones de cada uno, el compañerismo entre los compañeros de cordada, la salida de la zona de confort y muchos otros temas.

La escalada es una continua superación de obstáculos en forma de agarres y pies (o en ausencia de estos) que en analogía con la vida nos empujan ante situaciones límite en las que hemos de tomar decisiones. A veces las decisiones consisten en la forma de hacer las cosas y en la forma en que queremos pasar por esta vida.

Reflexionando acerca de estas cuestiones, ayer me vi en una conversación con Mon acerca de los objetivos de esta temporada. Como siempre se apunta en torno a las características de los mismos, estos han de ser: concretos, medibles, realizables, realistas y con un límite de tiempo. Pensando y comentando mis ideas en torno a la escalada este próximo curso, tomando nota de los apuntes que Mon me iba haciendo desde su experiencia y conocimiento de mi mismo en la amistad y como escalador, me he podido dar cuenta de que las características "realizable y realista" no están ligadas al acomodamiento, sino más cerca del valor de la humildad, del esfuerzo, de la prudencia, de la templanza, de la paciencia... Y que huir de la comodidad en la escalada y de la tentación de escalar suave o sin factor psicológico, no debe conducirnos a cometer el error de situarnos en el extremo completamente opuesto e igual de equivocado que es el de buscar escalar únicamente de una forma que lo único que conlleve sea encadenar grado.

Por ello, después de reflexionar en torno a todo ello y a las palabras que también con otros amigos, como Kike, he tenido en torno al objetivo de escalada de esta temporada, me he marcado el de escalar a vista en diferentes escuelas encadenando en todas ellas 6b y probando vías más duras que otros compañeros prueben (6c, 7a,...), procurando salir a roca una vez cada semana o diez días. Creo que es un buen objetivo, el mejor que me he podido poner. Consensuado con las personas que me conocen y enfocado a la mejora integral de mi persona, fijado de acuerdo a los criterios anteriormente indicados. ¡A por él!

Las fotos que he colgado son de ayer en Vadiello. Puede verse el ambientazo que había en el muerto y a mi en trancas y barrancas, 6c+ que junto a homo fatus, 6b son las vías que probé.


sábado, 22 de agosto de 2015

Escalada en el mirador de Cofría y cueva del Soplao

Entre las localidades de Muñorrodero y Camijanes, cogemos un ramal de carretera sin salida, justo donde hay un cartel que reza “Mirador de Cofría”. Estamos en la comarca de Saja-Nansa, justo enfrente de la sierra y sobre el río Saja y su paseo fluvial. Un paraje tan bonito como tranquilo. Lugar recomendado para escalar por nuestra amiga Isabel, que trabaja en el camping "El Helguero" y su novio Jimmy.

Aunque apenas se deja entrever entre la maleza, hacia la izquierda y pegado a la muralleta del mirador, iniciamos el camino que tras rodear el primer cortado comienza a descender hacia el paseo fluvial, dejándonos justo en las inmediaciones de uno de los tres sectores de esta escuela.
Otro pie de vía precioso donde dejamos las cosas y nos ponemos a escalar.

Dejamos las cosas y echamos un vistazo a la zona que bien merece la pena otra visita y pateo para poder recorrer el curso del río entre estas dos localidades… Decidimos empezar, aunque el nombre y grado de las vías que según nos habían comentado estaban a pie de las mismas, no lo están. Vemos alguna cuerda fija recogida y los parabolts y reuniones en perfecto estado. Después descubrimos que hace unos meses no debían estar así y los han reequipado.

La escuela es de placas sobre caliza gris de calidad, algo musgosa en algunas vías pero de gran adherencia y variedad de agarres. Decidimos empezar con algo sencillo. Vías de metros que me recuerdan a otras de Morata. De saber moverse, Escalamos fácil primero unas vías del sector bancos, las últimas por la izquierda que creemos son Pandora, IV y Variante Pandora, V- más que nada por lo fácil de las mismas y porque compartían reunión, pero no lo se seguro.

Después nos movemos al sector los ángeles. Aquí como en una vía permanece el nombre, tengo más claro cuáles son las que escalo: Druidas, 6a, El barón vuela sobre Inglaterra, V y Carnet por puntos, V+ todas de gran calidad, especialmente Druidas, 6a. Dejo para otra ocasión un montón de vías y de mayor dificultad que me gustaría probar y trabajar en futuros veranos.

Así mismo, dejo las reseñas que he encontrado por la red en el siguiente LINK.

Cierro este verano en Cantabria con 8 largos de IV+ a 6a a vista que no es gran cosa, pero al menos, es algo… Y sobre todo, disfrutando de poder escalar junto a Carol en unos lugares así. La semana que viene toca volver a los entrenamientos y empezar a trabajar objetivos más ambiciosos este curso.
*Esta fotografía y la anterior, son cortesía de Gonzalo Fuente Fernández, vecino de San Vicente de la Barquera.

A la tarde, después de comer en el mirador disfrutando de la sombra y las vistas, subimos a la cueva del Soplao a disfrutar de una visita de dos horas y media en formato “aventura” donde recorremos la parte final de una cueva de más de 20 km. con guías de espeleología (Juan y Marcos, muy majos. Hicieron amena, divertida e interesante la visita.) que descubrieron a principios de siglo los mineros de la zona. 

Esta cueva se caracteriza por la alta concentración de formación excéntricas en su interior además de estalactitas, estalagmitas, coladas, banderas, etc… Algunos de los salones, como el del órgano o el del bosque son realmente increíbles. Parece mentira que existan formas, colores, espacios… así fruto del tiempo y del agua sobre la roca caliza.

Una visita muy recomendable si se está por la zona. Sin duda.

Ascensión al monte Corona desde Río Turbio

Hoy tocaba algo de monte. Sin madrugar nada, en plan dominguero, nos vamos hasta Río Turbio, entorno cercano a Comillas, donde dejamos el coche tras pasar la última de las casas tras el lavadero.
Ambiente furgonetero en las inmediaciones de Río Turbio

La idea es subir el monte Corona para poder divisar la costa que nos ofrece desde allí unas vistas de la misma realmente bonitas. Tenemos suerte con el día completamente despejado y aunque es tarde para empezar a andar, son las 11.30 horas…, no pasamos excesivo calor dado que la temperatura es de unos 25º y la brisa acompaña. Además gran parte de la pista por la que ascenderemos los 300 metros de desnivel que salvamos discurre entre pinos y eucaliptos.

El comienzo del camino es evidente. Donde termina la pista asfaltada al final del pueblo y comienza la de tierra. Nos cruzamos con varios ciclistas (tiene muy buena pinta el recorrido para btt) algún que otro “caminante”. Conforme vamos acercándonos a la cima del monte, donde se erige una ermita dedicada al culto de San Esteban, vamos alternando el asfalto y la pista de tierra y cruzándonos con algún que otro vehículo.

Es una marcha circular que si bien se anuncia es de unas 3 horas, nos ha costado media hora menos caminando bastante tranquilos (Paradas, refrigerios, fotos, etc.). Las dudas que pueden surgir a la hora de tomar una pista u otra, quedan solventadas por las marcas rojas al principio en forma de flechas, el sentido común después, la orientación y las referencias visuales que, en todo momento, son varias. No obstante, en la biblioteca del barrio de la Iglesia, hay varias guías con la excursión reseñada y además, seguro pueden obtenerse las indicaciones de cualquier lugareño.
Panorámica desde el mirador de la ermita de San Esteban, en la cima del monte Corona

A continuación os dejo el recorrido que a modo de croquis también puede valer para hacerse una idea. La bajada es rápida y ocurre como en el ascenso que a pesar de poder encontrarse diferentes alternativas, tendremos que tomar en esta ocasión los desvíos a izquierdas, siempre por pistas “principales”, para terminar deshaciendo el primer tramo del recorrido hasta llegar al coche.

Si estáis por la zona, es obligatorio hacer esta marcha de 2-3 horas y disfrutar de unas vistas magníficas. Destacar que terminamos la mañana comiendo en la venta del Tramalón. Un sitio donde la cantidad importa y la calidad es buena. Escalopes que se salen del plato y a falta de uno, te ponen dos, una sopa de cocido espectacular y una mouse de orujo para comer aunque te sintieras lleno, como fue mi caso. Ah… Y por diez euros!!

Escalada en los Cantos (Suances)

Empezamos nuestro veraneo de camping. El lugar, el entorno, el tiempo que nos está haciendo, no pueden ser mejores y a pesar de que la noche de antes llueve bastante, decidimos coger los cacharros y marchar para Suances.
Vistas desde el pie de vía en los Cantos, Suances.

A tan solo media hora del camping el Helguero (Ruiloba), tenemos una escuela de interés local en esta conocida localidad cántabra. Según los datos del libro "Escalar en España" y los croquis que esta publicación mostraba a través de un enlace a un blog que por desgracia no está actualizado, contábamos con unas 15 vías de entre IV+ y 7b+.

El sitio en cuestión está a pie del paseo marítimo y de un embarcadero con un parking a tan solo diez metros de las vías y con unas vistas geniales. Un lugar agradable que si bien es recomendable para escalar por la tarde, si el día no es muy cálido, es factible pasar una mañana de escalada sin problemas. Además de la zona reseñada (de la cual añado tres vías más en la foto que no están publicadas en internet...) existe actualmente otro sector a la izquierda de este con vías más duras. De estas no había reseñas a pie de vía, al contrario que de las anteriores. Escalada sobre arenisca (algo sucia, la verdad, al menos las vías que probamos...) y caliza.
Un pequeño "collage" que sirve como resumen de la mañana de escalada en Suances.

Pasamos la mañana escalando fácil de forma que Carol vaya recordando tanto las maniobras clásicas, como la escalada en si. Para ello, comenzamos en Vía nueva ciudad, IV+ que es corta y bien equipada, de mover los pies sobre el diedro para alcanzar agarres. Después nos vamos a El quinto I, V que es más bonita, pero al menos a mí me parece más sencilla, muy disfrutona, de más metros y con una llegada a la reunión curiosa... A destacar que estas vías y las del resto de la escuela tiene el equipamiento "old school" con la primera de las chapas a 4-5 metros del suelo. Si bien son tramos sencillos, ojo no caerse... Mejor volveremos a probarlas con una caña.
Carol haciendo una pequeña travesía para alcanzar el siguiente seguro.

Terminamos con la vía hermana que va a la misma "R" El quinto II, V que esquiva un arbolillo y me pareció más sencilla que la anterior. Primera incursión roquera en Cantabria que nos deja buen sabor de boca. Ya conocemos una alternativa cercana para futuras estancias ;)

Dejo las reseñas que he encontrado a pie de vía en el siguiente LINK.

viernes, 14 de agosto de 2015

BTT Circular a las parideras de Gómez de nuevo...

En la linea de esta semana, Carol y yo volvemos a coger las bicis. Esta vez toca algo más durillo, con subidas y bajadas, un recorrido más físico y técnico que comenzamos por lo montes de Torrero y terminamos volviendo por Cuarte de Huerva.
Ficha de la salida de ayer jueves

Aprovechando el fresco de estos días, no tenemos que madrugar mucho y en tres horas estamos de vuelta. Haciendo distintas paradas para poder ver los paisajes esteparios que nos rodean y al comienzo y final de recorrido, las vistas desde lo alto de la ciudad de Zaragoza.
Dejamos Zaragoza al fondo y vamos ganando altura



Otros 30 kilómetros que hacemos y curiosamente, otra vez que pasamos por una finca familiar. Esta vez, la del otro abuelo Isabelo, en Santa Fe. Este chalet está ocupado por nuevos inquilinos, habitado, y pese a no tener que ver en nada las vistas y apariencia que encontramos al llegar a la puerta del mismo, los recuerdos y periodos de la infancia, veranos jugando,... que allí se agolpan, son los mismos.

Con esta salida, cerramos una semana ciclista en la que después de bastante tiempo, Carol a vuelto a ponerse en "modo cycling" y espero que continúe jejejej! La verdad es que ha disfrutado mucho, bueno los dos y es que, qué agradecida es la bicicleta!


martes, 11 de agosto de 2015

BTT al Burgo de Ebro volviendo por el mirador de la Cartuja

Ya había ido en bici al Burgo de Ebro en un par de ocasiones y es una ruta cómoda y sencilla que discurre por la vía de servicio del Canal Imperial de Aragón hasta la vecina localidad del Burgo.

Esta vez quien me acompaña en uno de los días de vacaciones en los que estamos por casa es Carolina. Además, su familia, hace tiempo tuvo una finca en el pueblo que tenemos la intención de visitar. He oído hablar mucho de ella a toda la familia, especialmente al abuelo Pepe con el comparto afición por la plantas, jejejej!

Vamos durante todo el recorrido siguiendo el Canal y no lo dejamos hasta el Burgo de Ebro, donde en la misma entrada, encontramos la finca que continúa, abandonada, tal como se vendió. La crisis inmobiliaria paralizó el proyecto de construcción de viviendas en la parcela, a pesar de haber obtenido los permisos necesarios... Clara fotografía de lo que a partir del 2008 sucedió en varios lugares de España.
La Finca del "Yayo Pepe"

Muchos recuerdos e historias. Los que repasando la barbacoa, el columpio, el garaje,... Me describe Carolina. Tras unas pocas fotografías para enseñarles a los abuelos, nos volvemos por donde vinimos pero con una pequeña variación, ya que a la ida hemos visto un cartel cerca del Parque de Valdegurriana que indica "Mirador de la Cartuja".

Al llegar al desvío, tomamos esa variante que nos hace subir unas cuestas más técnicas hasta una loma donde se divisa la Cartuja. Desde allí, en vez de dar la vuelta decidimos continuar por los montes de pinos hasta enlazar con los habituales caminos de Parque Venecia que tras varias subidas y bajadas nos dejan en casa.

30 kilómetros en una mañana muy agradable para la bici. ¡Hasta la próxima!

Donosti --> Pasaia (por Ulía)

Aprovechando la bien conocida hospitalidad vasca, pasamos unos días al fresco de las costas donostiarras. Reencuentro con amigos y familiares. Lo mejor para cargar las pilas junto a buenos alimentos, mejor bebida y algo de deporte.

Además de correr por las tres playas, un día Carol y yo atendiendo a la recomendación de Iñigo, decidimos ir paseando hasta Pasajes de San Pedro y disfrutar de las vistas de este pueblo pesquero vecino de San Sebastián.
Antes de cambiar de vertiente, San Sebastian desaparece mostrándose así de bonita.

Salimos sobre las 10 de casa de Félix, en el Antiguo, y cruzamos Donosti hasta la gasolinera de Gros donde empezamos a subir unas cuestas que terminan en una carretera que dejaremos casi a la altura del restaurante que se sitúa en lo alto de la loma, se ve desde el pie de la misma claramente... Allí, cogemos un sendero claramente señalizado que se adentra en el monte Ulia y nos indica los tiempos hasta los diferentes destinos.
Ficha del recorrido que hicimos.

Una pareja con la que nos cruzamos nos recomienda que elijamos el recorrido que en vez de ir hasta la cumbre del monte, discurre por la costa, ya que las vistas son más bonitas. Así lo hacemos y disfrutamos de un camino entre árboles que de vez en cuando llega a miradores sobre acantilados y claros que nos permiten divisar las excepcionales panorámicas de la bahía, nidos de gaviotas, fuertes militares abandonados, observatorios de cetáceos...
Vistas de uno de los acantilados que nos ofrece la ruta.

Así vamos caminando hasta llegar al faro de la plata, un antiguo faro fortificado que domina la entrada a los pueblos de Pasajes. Allí comienza la bajada, primero por carretera y después por escaleras, hasta el puerto de Pasajes de San Pedro. La caminata termina pasando por un astillero, el puerto deportivo, cofradías de pescadores y llegando a la entrada del pueblo donde un autobús que pasa cada quince minutos tiene parada.
Al fondo, el faro de la Plata, lugar donde termina la ascensión.

Una excursión imprescindible para una mañana de buen tiempo estando en Donosti. Os la recomendamos!
Pasajes de San Juan al fondo. Fin de la jornada...