domingo, 15 de noviembre de 2015

Conociendo Calcena

Mira que con mis padres hemos pasado sábados y sábados de excursión por el Moncayo. Creo conocer todos los pueblos y lugares de interés de su cara Norte, pero también de la parte soriana... Pero no la parte de "la comarca". Con razón se le denomina la cara oculta del Moncayo.

Quedamos ayer en PLAZA Iñaki y yo para ir a trepar. Yo quería probar mi muñeca tras la vuelta a los entrenos tras una tendinitis y, aún con molestias, antes de que llegue el mal tiempo, tenía que salir a roca y hacer algo... Además, estando de Rodriguez este finde podía apurar más el día y hacer metros. Iñaki por su parte, quería escalar tranquilo y, simplemente, retomar la buena, sana y necesaria costumbre de salir y desconectar el sábado en el campo.

Parecía que sin pretensiones llegábamos a Calcena. En el refugio paramos a preguntar y conocer el lugar de donde tan bien había oído hablar. Los guardas, muy amables, nos aconsejan e indican dónde estaremos a gusto escalando. Nos echamos algo de gasolina al cuerpo y pillamos las reseñas para colaborar con el equipamiento de la zona. El albergue es enorme y además de estar bien y cuidado, se ve muy activo, con un montón de actividades programadas y ambientillo. Están por allí Juan y Javito que saludamos y bromean con Iñaki y las cintas que tiene puestas en un proyecto de San Martín... 

A las 11 estamos a pie de vía, sin hacer caso del sector que nos recomendaban y dejándonos llevar por lo que vemos y nos apetece más: Sol, paraje, grado... Acertamos. Pasamos el día entero en el sector Amelia del que nos llevamos todas sus vías a vista y poniendo las cintas; van desde el IV+ al 6a+/. Estamos al Sol hasta el mediodía y a la sombra por la tarde.

Al principio coincidimos con un burgalés y un logroñés afincados en Soria que escalan habitualmente por allí y nos recomiendan vías, al final, hacemos todas, aunque destacan Atalaicos, 6a con una roca excepcional y dos pasos, que son los que le dan el grado, preciosos y A. Francia, 6a+/? una vía que comienza con un físico desplome a superar en bavaresa y un final en placa picantón. Para mi, como 6a+ me parece duro, pero ahí lo dejo... Tiene una variante de 6c por un pequeño techo que, la verdad no parece muy interesante, Iñaki cotizó probarla pero no le vió aliciente alguno...
Buena lucha para recuperar sensaciones en el desplome de A. Francia, 6a+?

Son vías largas, de 35 metros todas ellas las de este sector, con caliza de buena calidad y predominando la placa. Al final, nos hacemos más de 200 metros en 6 largos, nos quedamos con muy buen sabor de boca por el día, el lugar y los proyectos que a nuestros ojos van llegando de una pared y de otra, mientras hablamos de cuándo volver y de lo interesante que nos parece el sitio. Lo tranquilos que hemos estado... En fin, que nos ha gustado Calcena jejejeje!
Climbing #movember

lunes, 26 de octubre de 2015

Subida a las planas por María de Huerva

Ayer, aprovechando uno de los pocos fines de semana que deben quedar de buen tiempo, salimos con las bicis Carol y yo. Esta vez le acompañaba con algunos compañeros del gimnasio en una salida programada hacia María de Huerva sin un objetivo definido. La idea era llanear y hacer kilómetros en función de cómo fuera el grupo yendo hacia las planas.
Marta, Emilio, Carol y yo

Pronto el grupo se dividió, ya que había unos cuantos que optaron por salir muy fuertes desde el principio, dando prioridad a otras cosas y no al grupo. Al ver que no era factible seguirles e ir juntos, decidí dar media vuelta y volver al grupo de Carol.

Nos dirigimos hacia la Fuente de la Junquera Marta, Emilio, Carol y yo. Tomamos el sendero del Huerva en el mismo merendero donde otras veces hemos celebrado cumpleaños y otras reuniones de amigos. Por allí llegamos directamente a Cuarte de Huerva por una pista evitando el trozo asfaltado y con tráfico por el que tantas veces he pasado. No conocía esta opción.

Tras llegar a Cadrete, en lugar de tomar la pista de ascenso que sale desde el polígono, seguimos hasta María de Huerva, donde la carreterilla se convierte en pista y sube de manera más progresiva en dirección a las planas.
Marta y Carol

Vamos disfrutando del paisaje y sus colores otoñales, que en muchos árboles comienzan a mostrarse para después tras dejar la ribera del Huerva, convertirse en el árido y singular horizonte tan típico de estas zonas. Seguimos ascendiendo y haciendo alguna parada. Vamos pasando los pinares que rodean los barrancos de los alrededores mientras continuamos ascendiendo y tras unas cuantas curvas y una última subida algo más pronunciada, llegamos a las planas. Allí, llaneamos hasta el otro extremo donde está el mirador y podemos contemplas la llanura zaragozana y la pista por donde bajaremos.



Tras algo más de media hora, estamos de regreso en la fuente de la Junquera, tras retomar el camino de ida a la altura de Santa Fe.

Nos despedimos satisfechos hasta otra salida. Carol está especialmente contenta por haber subido hasta allí. No se planteaba ningún objetivo al inicio de la jornada, pero poco a poco y ayudada por el grupo, hasta arriba. Habrá que buscarle una bici a su altura..!

domingo, 18 de octubre de 2015

Hay que salir

Pues nada, siguiendo las recomendaciones de los que saben más que yo de esto, quedo con Míchel el sábado, Un sábado que amanece fresco y nublado y que por eso mismo, decidimos ir a Morata. 
clásico selfie roquero

A las 10.30 ya estoy poniendo las cintas de Rocalia, 6a notando las manos frescas y la piedra helada. En esta pared, la del túnel, creo no he escalado nunca... Sorteando el comienzo de roca sucia como puedo y calentando, calentando. A una chapa de la reunión me equivoco de camino y aunque destrepo, ya llevo un calentón majo. Para abajo, Michel sube fácil (son vías que conoce bien y de un grado en el que va más cómodo que yo) y a la segunda la encadeno. Mucho mejor.

Nos vamos a Copas con Mariano, 6a+ que al rebufo y al flash de Míchel me la llevo con más facilidad que la anterior. Son vías largas, de 25 metros. Que salvando los primeros metros, resultan divertidas y agradecidas. Eso si, cómo aprieta el grado aquí... Old school!!!

Movemos un poco hacia Tope clasic, 6a+ y tras tres largos, comienzo a sentir molestias en la muñeca izquierda (tendinitis) y el cansancio de la semana se concentra en los antebrazos, así que tras la cadena de Míchel, caigo en el último tramo de la vía, totalmente vacío. Decido parar y descansar, mientras Míchel hace Eyaculación precoz, 6a+ que discurre a la derecha de la anterior y comparten reunión para quitar las cintas que he dejado.

Entre tanto, como algo y aseguro a Míchel en El cartero siempre se cae dos veces, 6c con muy buena pinta, pero que se ve fino, fino... Otro día le daré, pienso, Podría ser un buen proyecto... Y en estas estoy siguiendo atento los movimientos de Míchel cuando veo que con la cinta puesta, amaga coger cuerda para chapar, pero no... Recojo, cuerda, puede caer en cualquier momento, pero no. Vuelve a coger cuerda y se dispone a chapar cuando me grita ¡!Cuidadoooooo..!!!, ¡¡¡Pilla, pilla, pillaaaaahahahah!!! Afortunadamente, estoy atento y además de poder recoger algo de cuerda, dinamizo su caída y evito un impacto con consecuencias nada deseables. Aún así, vuela cuatro metros y el susto no se lo quita nadie. Después nos echamos unas risas y tras descansar, le da otro pegue, aunque aún tiene el susto en el cuerpo y no logra encadenar.

Nos movemos para terminar el día a la gran placa. No se, sólo he escalado una vez allí y tengo ganas, ya que estamos de vías largas... Encadeno poniendo las cintas una de las vías nuevas que por ahí han equipado Dani Yarza, V+? Que la verdad es muy chula, creo que podría ser más de V+. Quizás sea el tipo de escalada plaquera total y que hay un paso sin manos, totalmente de adherencia de pies, que me parece flipar. 33 metros con algún aleje y otro paso más abajo en desplome, o que iba cansando ¿? El tema es que al menos hago un quinto largo antes de recoger y todo han sido vías buenas. Morata.
placa, placa

Míchel se hace la vía de la derecha, también nueva y ya nos despedimos de la gente del tablón y del San Jorge que nos encontramos por allí a lo largo de la jornada. Buen día. Otro compañero con el que comparto escaladas y conversación. Salir a roca, siempre suma.

sábado, 10 de octubre de 2015

Alberto Rabadá (murciana) 6c/260m al mallo Pisón.

Ayer con todo el miedo metido en el cuerpo y la siniestra carcajada de Quique Faro en mi cabeza, recogía a Mon en Zuera rumbo al Reino de los Mallos.

 Bien vale un mallo tener que terminar unas cosillas de trabajo la mañana del sábado, aún con el susto en el cuerpo pero feliz. Y hablo de sensaciones de respeto, por así decirlo, porque hasta ahora no había ¿escalado? en Riglos una vía de esas que impresionan. Tanto por su dificultad en algunos pasos y largos, como por el ambiente, el patio que tiene, su historia...

Durante toda la semana, he podido ver medias sonrisas de todo tipo cuando les contaba a los compañeros que iba por primera vez a escalar la murciana al Pisón; -¿No has estado nunca en la Rabadá? Ah... Pues vete con frontal..., o -¿Qué vas...?, ¿A la murciana? Jajajajaj! Te vas a poner de acerar fino... y -No te vas a poder ni mover al día siguiente...

Y así fue. Ayer descubrí lo que aguanta un buril, lo que impresiona el patio cuando una vía desploma, la sensación de no ser auto suficiente y estar colgado a 200 metros del suelo, a tener que salir por arriba si o si, a no caerse en un determinado lugar cueste lo que cueste, a escalar de cinta a cinta, a acerar como un gusano... A escalar en Riglos. Aún me río con (6a) obligado de la reseña...
Panorámica desde la cima del Pisón

Ayer disfruté y llegué a la cima del Pisón tras unas cuantas horas de combate. Escalé cuando tenía que hacerlo y dosifiqué fuerzas cuando tocaba para no comprometernos, a escalar de pies y brazos, de cabeza y corazón. 

Respecto a la vía, qué decir que no se haya dicho ya. Un itinerario muy estético, lógico y natural. Que impresiona desde el comienzo y más en los últimos largos. Con algunos pasos más expuestos y un ambiente espectacular pero bien asegurada en general. Una vía de calidad con unos largos en su parte superior que son buenísimos. Un itinerario que conforme gana en altura desploma y los diedros y fisuras van dejando paso a los muros y panzas. ESCALADA con mayúsculas, cinco estrellas.
La tapia. Comienzo por diedro y final en panza.

El día acompañó. Incluso pasamos calor. Y tras la jarra de cerveza en el Bar "El puro" nos volvimos con el trabajo hecho a casa.

domingo, 27 de septiembre de 2015

10k IX Maratón ciudad de Zaragoza

Como jóven empresario, jejejejej, recientemente he entrado a formar parte de la Asociación de Jóvenes Empresarios de Aragón. En Zaragoza. Esta primavera salió adelante una iniciativa de networking muy bien pensada dentro de AJE.
Recogida del dorsal y feria del corredor tras el rodaje del sábado

Con la colaboración y dirección de la clínica PODIUM y FisioZaragoza, un grupo de novatos, iniciados y expertos corredores hemos podido compartir durante estos meses en #ClubAJErunning horas de entrenamientos, clases de técnica, de nutrición, de ejercicios hipopresivos, las magistrales recetas de ChefAtleta, ... Pero sobre todo hemos gozado de la dedicación de Victor, Alex y el resto de profesionales de PODIUM. Nos han ayudado a mejorar física, técnica y nutricionalmente a todos, Cada uno a su nivel, a llegar al primero de los retos de este grupo de amigos (que después de todo este tiempo y lo compartido, es lo que somos) en las mejores condiciones posibles.
 Foto oficial antes de la salida del maratón

Finalmente, Toño y Carlos han corrido la maratón en 3:30 y 3:43 respectivamente. ¡Unos campeones! El resto en la 10K muy, muy bien. Todos hemos terminado y prácticamente todos, hemos mejorado nuestras marcas personales. A destacar los que se iniciaban en esta distancia e incluso en este deporte, ¡Espectacular! También tenemos un par de rayos en la 10k que han terminado con 38' y 42' los diez mil metros.
Diego, Félix y yo en el km.8

En lo que respecta a mi carrera, ya serán una docena de 10k las que he corrido y en esta he disfrutado y me he visto mejor que en otras. La razón, ya la he comentado antes... Junto a Diego y Félix con los que en los últimos entrenamientos pudimos ver que más o menos íbamos a la par, nos colocamos junto a la liebre de 50' en la salida junto a un par de compis más, con idea de ir avanzando hacia el globo de 45' en función de las sensaciones. He de decir que desde el sábado la garganta y las tripas me han dado guerra y tenía miedo de quedarme sin gasolina si llevaba un ritmo demasiado alegre. 
Las chicas son guerreras

El calentamiento que por primera vez antes de una carrera así hago en condiciones, me entona el cuerpo y me anima, aunque prudentemente tomo la salida junto a mis compañeros, consciente de la importancia de escuchar mi cuerpo y coger un ritmo que me permita aguantar y progresar de acuerdo al plan. Lo hacemos bien y en el km.2 hemos pasado la liebre de los 50'. Hacia el km.4 nos quedamos los tres solos y aguantamos el ritmo. Un ritmo entre los 45 y 50 minutos. Finalmente, llegaremos en 47'34", justo en medio de esos dos globos.
Recorrido y tramos, clasificación absoluta de la 10k

Las rampas que encontramos en la segunda mitad del recorrido, pican, pero la gente anima y el ambiente es mayúsculo. Nos vamos arropando los tres, como un equipo ;) El último kilómetro es una gozada pasando por el Coso, don Jaime, calle Mayor, calle Alfonso y plaza del Pilar donde estaba la meta. Entramos juntos con las manos alzadas celebrando el buen trabajo hecho.
Descansando feliz después de mejorar mi marca en 10k... Y disfrutando!


Recuperamos en las carpas de fisio Zaragoza y nos felicitamos conforme vamos agrupándonos mientras comentamos las anécdotas, sensaciones y emociones de la carrera. La verdad que en este tiempo hemos hecho un grupo super majo, muy sano en el sentido físico y en los demás, también. Para mi, ha sido un verdadero lujo conocer a todos mis compañeros en estas circunstancias, que nos ha permitido a todos estrechar lazos y compartir los valores que este deporte pone a tu alcance de una manera tan agradecida.
Qué gozada la piscina de agua helada de Fisio Zaragoza...

El día acompaña con un tiempo agradable para correr y antes de recibir a los maratonianos del equipo, vemos batir el record de España de veteranos a manos del ganador absoluto de la prueba, José Antonio Casajús con un tiempo de 2:25':14" anteriormente en poder de Martín Fiz. Una auténtica machada que tenemos el privilegio de ver y escuchar el testimonio de boca del mismísimo protagonista, un crack.
Un honor haber podido charlar con José Antonio Casajús en un momento tan especial

Tras la llegada de Carlos y Toño, cada mochuelo a su olivo con ganas de conocer el próximos reto. Algunos lo han celebrado con una comida bien merecida ;)

lunes, 21 de septiembre de 2015

Monte Perdido (3.355 m.) por punta escaleras

Ascensión al macizo calcáreo más elevado de Europa y tercer pico en altura del Pirineo tras el Aneto y Posets que Mon había programado para este fin de semana junto a su amigo Manolo "despatárrate" y el que escribe estas líneas. Salida al monte bendecida desde el primer minuto, ya que si teníamos plaza en el autobús que desde Nerín deja a los montañeros al comienzo de la faja de Pelay, pero no así el alojamiento del viernes a la noche... Tras quedar en la gasolinera de Villanueva, punto de encuentro habitual, ya camino del Piri y tras un par de llamadas conseguimos las 3 últimas camas en el Albergue de guarda fuentes en Buerba, a veinte minutos de Nerín.
Empezamos a andar de noche

Llegamos a Buerba a la hora de la cena. Nos presentan a nuestros compañeros de habitación, cinco zaragozanos que intentarán el cilindro y que saldrán en el siguiente autobús al nuestro, así que les despertaremos a las 4.40 a.m. hora en que tras haber cenado una copiosa cantidad de verduras, ensalada y carnes a la brasa y haber dormido cuatro horas escasas, no ponemos en pie.
"La soledad del guía"

Un café y algo de comer, revisar las mochilas y al coche. Llegamos puntuales pero nuestros nombres aparecen tachados en la lista del chófer. Afortunadamente, el error es suyo y sentados en el pasillo del autobús, salimos hacia Ordesa.
A la vuelta con la luz de la tarde pudimos contemplar Ordesa en toda su plenitud

Aún es de noche y tenemos que empezar a caminar con los frontales. La gente se apresura entre la oscuridad... Dejamos que todos marchen, ya les adelantaremos. No hay prisa. Me quedo con dos dichos que Mon y Manolo recuerdan de cuando sus padres les decían; << Caminar como un viejo para volver como un joven. >>, << Se sube con el corazón y los pulmones y se baja con las piernas. >>.

No podemos ver el cañón de Ordesa, ni el río ni las paredes del Tozal y el Gallinero... Pero si vemos amanecer sobre el macizo y otros montes como las tres Marías. Poco a poco amanece y nos regala unas vistas espectaculares tanto en colores, como en formas, tamaños... A la vuelta podremos contemplar lo que en estas primeras horas no ha sido posible.
















Casi sin darnos cuenta dejamos atrás la faja de Pelay y llegamos al refugio de Góriz donde la animación es creciente. Allí, a 2.160 m. comienzan la mayoría de ascensiones de la zona. Los montañeros alojados en él van viendo como llegamos los que nos hemos alojado en otros lugares del valle más lejanos o los que han madrugado y vienen de ciudades como Getxo o Donosti.

Breve parada para repasar las indicaciones, ajustar el altímetro y comer algo e hidratarnos. Partimos hacia arriba por la ruta normal junto a más montañeros y perros. A 2.500 metros, tras llevar ya caminados 6 km, nos desviamos hacia la derecha por un corredor que nos da acceso a la ruta por la que queremos ascender. La ruta o vía de las escaleras. En vez de subir a la cima por la escupidera, por el Oeste, iremos por la cara Sur entre corredores y con alguna pequeña trepada, teniendo en su última parte un diedro que es conveniente proteger.
 De Ordesa a punta escaleras
De punta escaleras a Monte Perdido

Progresamos hasta punta escaleras entre camino y trepadas. Desde allí puede admirarse un paisaje de ensueño con el macizo frente a nosotros y el valle, el cañón de Añisclo, Peña Oroel, el pico Taillón, la brecha y otros relieves de sobra conocidos. Tras un almuerzo a base de chorizo y whisky de malta vamos hacia la cima. Avanzamos por un pedregal en zig-zag hasta la última trepada, la más dura y expuesta de todas, la más bonita. Teniendo cuidado con el verglas, vamos seleccionando pies y agarres hasta llegar arriba. Manolo, se ayuda de una cuerda fija y es que para alguien que no escala, además de la prudencia, no está de más ayudarse de la cuerda. En caso de que esta no hubiera estado, su aspecto no nos hubiera gustado o evaluada la situación decidiéramos que había que encordarse, habríamos montado una reunión y asegurado con la cuerda y bagas que llevábamos.
























Dos de los tramos de trepadas que tiene la vía de las escaleras. Manolo dándolo todo ;)

A las 12.00 hollamos la cima con bastante viento y frío. Hay nieve y hielo. Poca gente... Pero si se ve progresar al resto de personas por la escupidera. Tras las fotos de rigor y contemplar el glaciar, nos apresuramos a bajar para protegernos del frío. Tras unos penosos metros en los que las caídas acechan por lo resbaladizo del terreno, evitando a los que suben, nos desviamos a la izquierda para continuar descendiendo por una cresta de roca, libre de hielo y nieve, hasta llegar al lago a pies del cilindro. Allí continuamos ya por la normal donde nos encontramos con un montañero que nos pide ayuda para atravesar un paso protegido con un pasamanos de cadenas, Sus compañeros han continuado hacia la cima, pero él tras llegar al lago no se ha visto suficientemente preparado material y técnicamente, por lo que acertada y prudentemente, decidió dar media vuelta al encuentro de otros compañeros que se quedaron más abajo haciendo fotos. El problema es que hay hielo y ya tuvo dificultades al pasar de subida. Le ayudamos y agradecido continua, aunque más adelante nos lo volveremos a encontrar, ya va cansado y con el miedo en el cuerpo y aunque este otro destrepe no contempla dificultad real, terminamos por ayudarle y enseñarle a salvar este tipo de resaltes. Sus compañeros escuchan la advertencia que mientras les ayudaba, Mon les hace en relación a no separarse de compañeros que no están suficientemente preparados.


















Algunas fotos de los últimos tramos y de la cima


Comentamos que son varias las personas que hemos visto pasando dificultades en el camino y con posibilidades de tener verdaderos problemas... Cuidado, por favor.




















Mon y yo con el glaciar al fondo, ya de bajada (izquierda). El cilindro con el lago a sus pies (arriba).

Lo que queda aparte del haber disfrutado de las mágicas vistas de Ordesa y el café en Goriz, es poco. Poco que es mucho... Viaje de vuelta a ritmo de petersellers y conversaciones ligeras y profundas. Nos plantamos cansados pero felices en Villanueva y después de los abrazos, a casa a comer y descansar. La próxima, ¿Para cuándo?

viernes, 28 de agosto de 2015

Huyendo de la comodidad y del resultadismo

Cuando se empieza a escalar se suelen atravesar varias etapas. El orden de las mismas varía en función del escalador y de sus habilidades y actitud, de su forma de ser y de pensar, de sus valores, motivaciones en este deporte,... Pero hay elementos comunes y peligros a los que todo escalador debe enfrentarse.

La progresión en el grado forma parte del juego de la escalada. Esta puede darse de diversas formas: sostenida, por saltos o con altibajos. Pero la progresión no sólo es una cuestión cuantitativa. También ha de ser una cuestión cualitativa y más rica en concepto, internándose en cuestiones relacionadas con la superación personal y de los miedos, las limitaciones de cada uno, el compañerismo entre los compañeros de cordada, la salida de la zona de confort y muchos otros temas.

La escalada es una continua superación de obstáculos en forma de agarres y pies (o en ausencia de estos) que en analogía con la vida nos empujan ante situaciones límite en las que hemos de tomar decisiones. A veces las decisiones consisten en la forma de hacer las cosas y en la forma en que queremos pasar por esta vida.

Reflexionando acerca de estas cuestiones, ayer me vi en una conversación con Mon acerca de los objetivos de esta temporada. Como siempre se apunta en torno a las características de los mismos, estos han de ser: concretos, medibles, realizables, realistas y con un límite de tiempo. Pensando y comentando mis ideas en torno a la escalada este próximo curso, tomando nota de los apuntes que Mon me iba haciendo desde su experiencia y conocimiento de mi mismo en la amistad y como escalador, me he podido dar cuenta de que las características "realizable y realista" no están ligadas al acomodamiento, sino más cerca del valor de la humildad, del esfuerzo, de la prudencia, de la templanza, de la paciencia... Y que huir de la comodidad en la escalada y de la tentación de escalar suave o sin factor psicológico, no debe conducirnos a cometer el error de situarnos en el extremo completamente opuesto e igual de equivocado que es el de buscar escalar únicamente de una forma que lo único que conlleve sea encadenar grado.

Por ello, después de reflexionar en torno a todo ello y a las palabras que también con otros amigos, como Kike, he tenido en torno al objetivo de escalada de esta temporada, me he marcado el de escalar a vista en diferentes escuelas encadenando en todas ellas 6b y probando vías más duras que otros compañeros prueben (6c, 7a,...), procurando salir a roca una vez cada semana o diez días. Creo que es un buen objetivo, el mejor que me he podido poner. Consensuado con las personas que me conocen y enfocado a la mejora integral de mi persona, fijado de acuerdo a los criterios anteriormente indicados. ¡A por él!

Las fotos que he colgado son de ayer en Vadiello. Puede verse el ambientazo que había en el muerto y a mi en trancas y barrancas, 6c+ que junto a homo fatus, 6b son las vías que probé.


sábado, 22 de agosto de 2015

Escalada en el mirador de Cofría y cueva del Soplao

Entre las localidades de Muñorrodero y Camijanes, cogemos un ramal de carretera sin salida, justo donde hay un cartel que reza “Mirador de Cofría”. Estamos en la comarca de Saja-Nansa, justo enfrente de la sierra y sobre el río Saja y su paseo fluvial. Un paraje tan bonito como tranquilo. Lugar recomendado para escalar por nuestra amiga Isabel, que trabaja en el camping "El Helguero" y su novio Jimmy.

Aunque apenas se deja entrever entre la maleza, hacia la izquierda y pegado a la muralleta del mirador, iniciamos el camino que tras rodear el primer cortado comienza a descender hacia el paseo fluvial, dejándonos justo en las inmediaciones de uno de los tres sectores de esta escuela.
Otro pie de vía precioso donde dejamos las cosas y nos ponemos a escalar.

Dejamos las cosas y echamos un vistazo a la zona que bien merece la pena otra visita y pateo para poder recorrer el curso del río entre estas dos localidades… Decidimos empezar, aunque el nombre y grado de las vías que según nos habían comentado estaban a pie de las mismas, no lo están. Vemos alguna cuerda fija recogida y los parabolts y reuniones en perfecto estado. Después descubrimos que hace unos meses no debían estar así y los han reequipado.

La escuela es de placas sobre caliza gris de calidad, algo musgosa en algunas vías pero de gran adherencia y variedad de agarres. Decidimos empezar con algo sencillo. Vías de metros que me recuerdan a otras de Morata. De saber moverse, Escalamos fácil primero unas vías del sector bancos, las últimas por la izquierda que creemos son Pandora, IV y Variante Pandora, V- más que nada por lo fácil de las mismas y porque compartían reunión, pero no lo se seguro.

Después nos movemos al sector los ángeles. Aquí como en una vía permanece el nombre, tengo más claro cuáles son las que escalo: Druidas, 6a, El barón vuela sobre Inglaterra, V y Carnet por puntos, V+ todas de gran calidad, especialmente Druidas, 6a. Dejo para otra ocasión un montón de vías y de mayor dificultad que me gustaría probar y trabajar en futuros veranos.

Así mismo, dejo las reseñas que he encontrado por la red en el siguiente LINK.

Cierro este verano en Cantabria con 8 largos de IV+ a 6a a vista que no es gran cosa, pero al menos, es algo… Y sobre todo, disfrutando de poder escalar junto a Carol en unos lugares así. La semana que viene toca volver a los entrenamientos y empezar a trabajar objetivos más ambiciosos este curso.
*Esta fotografía y la anterior, son cortesía de Gonzalo Fuente Fernández, vecino de San Vicente de la Barquera.

A la tarde, después de comer en el mirador disfrutando de la sombra y las vistas, subimos a la cueva del Soplao a disfrutar de una visita de dos horas y media en formato “aventura” donde recorremos la parte final de una cueva de más de 20 km. con guías de espeleología (Juan y Marcos, muy majos. Hicieron amena, divertida e interesante la visita.) que descubrieron a principios de siglo los mineros de la zona. 

Esta cueva se caracteriza por la alta concentración de formación excéntricas en su interior además de estalactitas, estalagmitas, coladas, banderas, etc… Algunos de los salones, como el del órgano o el del bosque son realmente increíbles. Parece mentira que existan formas, colores, espacios… así fruto del tiempo y del agua sobre la roca caliza.

Una visita muy recomendable si se está por la zona. Sin duda.